Renovación del seguro: tus obligaciones y derechos

renovacion seguroHace unos años escribí un artículo con consejos respecto a la renovación automática de los seguros. En realidad, no importa si se trata de una póliza para el hogar o un seguro de coche, el proceso es el mismo. Como hay muchos conflictos entre usuarios y aseguradoras respecto a las renovaciones, me ha parecido volver a explicar como funciona y lo que tienes que hacer si quieres evitar problemas.

¿Qué dice la ley?

Desde enero de 2016, y la Ley 20/2015 de 14 de julio da un plazo de un mes antes del vencimiento de la póliza para que el asegurado pueda comunicar a la compañía que desea cancelar el contrato. La aseguradora, a cambio, tiene que avisar con dos meses de antelación si no quiere renovar.

Si ninguna de las partes se opone en los plazos impartidos, la póliza se renueva automáticamente. Eso es importante destacarlo: la compañía no tiene ninguna obligación de avisar al asegurado de la renovación.

¿Y si la renovación del seguro implica una subida de precio?

Siendo realista, casi siempre hay una subida de precio en la renovación del seguro. Salvo en el caso de los seguros de conductores, que se bonifican si no hay siniestros.

Pero, una cosa es que sea un incremento similar al del IPC, y otro muy diferente que la subida sea muy notable. La mayor parte de los conflictos que se generan en la renovación vienen porque el precio sube vertiginosamente, y el cliente solo tiene conocimiento cuando mira el recibo en el banco.

  • En realidad, la ley no obliga a la compañía aseguradora a comunicar el nuevo precio, siempre que las condiciones de incremento estén estipuladas en el contrato.
  • Si la subida no está contemplada en la póliza, entonces la aseguradora tiene que obtener el consentimiento del cliente para la renovación.

El truco que usan muchos seguros

Muchas empresas en todos los sectores intentan captar nuevos clientes con ofertas y descuentos. Esperan que el cliente acuda motivado por el ahorro, y luego se quede porque está satisfecho con el servicio.

Los seguros, como cualquier otra empresa, hacen lo mismo. Si tienes una póliza de 200€ con la aseguradora A, la compañía B intenta captarte ofreciéndote la misma póliza, pero por 160€.

Pero en realidad, te dicen: “tu póliza vale 200€, pero te vamos a aplicar un descuento de 40€”. Y tú aceptas encantado.

El año siguiente, dejas pasar la fecha de renovación, y te llega un recibo de 205€. Llamas al seguro para pedir explicaciones. No entiendes porque te han subido 45€ la póliza sin avisar. Y te responden que solo la han subido 5€. Porque tu póliza era de 200€ y tenías un descuento de 40€. El descuento era excepcional, no lo volvieron a aplicar.

Puede que sea legal, pero está claro que para el cliente es motivo de enfado. Es obvio que la compañía que aplica esa estrategia cuenta con que el cliente no se va a acordar de comprobar el precio antes de la renovación.

¿Cambiar la ley de renovación de seguros para solucionar esos malentendidos?

En mi humilde opinión de consumidor, creo que el cliente es la parte más débil en la relación entre aseguradora y asegurado. Por este motivo, me parece de sentido común modificar la ley de tal forma que las aseguradoras tuviesen la obligación de comunicar el nuevo precio al cliente dos meses antes del vencimiento.

Mi compañía de la luz me manda cada mes por correo electrónico el importe que me van a facturar en los días siguientes, dándome tiempo para alegaciones o para dar otra lectura de contador. No veo por qué una aseguradora no podría hacer lo mismo una vez al año.

¿Qué puedes hacer mientras tanto?

Está muy bien imaginar un cambio de ley, pero mientras tanto el tema de la renovación del seguro puede seguir provocando algunas complicaciones.

plazo vencimientoPlanifícate un poco

La mejor solución que tienes es ser proactivo al respecto:

  1. Prográmate un recordatorio dos meses antes del próximo vencimiento de tu seguro. A esa fecha, la compañía tiene que comunicarte el nuevo precio.
  2. Si no estás de acuerdo, tienes hasta un mes antes del vencimiento para negociar o cancelar tu póliza.
  3. No olvides ponerte otro recordatorio para el año siguiente.

Si se te ha pasado la fecha

Somos humanos, y es posible que un año te hayas olvidado de mirar cuando y a qué precio se iba a renovar tu póliza.

Si el precio te parece excesivo, todavía puedes negociar. En teoría, la compañía puede argumentar que ya que se renovó tu contrato no hay nada que hacer. Pero, en realidad, normalmente prefieren negociar a perder clientes.

Eso sí, negociar para mantener un descuento con un seguro es prácticamente igual que con una compañía de teléfono. Te van a decir que no se puede, te van a ofrecer servicios adicionales que no quieres en lugar de darte un descuento. Y solamente cuando vean que si no lo hacen te vas a ir a la competencia, te ofrecerán el precio que estabas dispuesto a pagar.

Es un poco pesado tener que tener este tipo de llamada telefónica cada año, pero merece la pena. Es de esas pocas formas de recuperar dinero con un mínimo esfuerzo.

Lo que no tienes que hacer

Mucha gente piensa que, si no le gusta el importe del recibo del seguro, puede directamente devolverlo y así quedará cancelada la póliza. No es así.

Es cierto que normalmente a los seguros no les interesa meterse en pleitos por una póliza, pero en teoría, podrían exigir el pago porque no cumpliste tu parte. Recuerda, la ley dice que puedes cancelar la renovación del seguro hasta un mes antes del vencimiento.

¿Puedes recuperar la parte proporcional de la póliza?

Por lo general, la ley dice que las pólizas son indivisibles. Es decir que, si cancelas tu seguro antes del vencimiento, no podrás pedir que te devuelvan la parte “no consumida” del mismo.

Esa devolución, llamada extorno, solo se contempla en casos muy concretos, como por ejemplo la venta del objeto asegurado. Cuando contratas un seguro por primera vez por Internet, tienes 14 días para cambiar de opinión y cancelarlo (y 30 días si es un seguro de vida).

Pese a que normalmente el extorno no es posible, muchas aseguradoras calculan la parte proporcional del seguro cancelado y aplican ese dinero a la contratación de cualquier otro servicio con ellas. Es una forma de fidelizar el cliente.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario


*

(Spamcheck Enabled)