5 consejos para ahorrar con tu banco

ahorrar-con-tu-bancoTe voy a dar unos consejos básicos para ahorrar con uno de los servicios más imprescindibles en nuestra economía de dinero desmaterializado: el banco. Ten en cuenta que las condiciones pueden variar mucho en función de las políticas comerciales de cada empresa, pero por lo general estos cinco principios siempre son válidos. Este artículo es el nº79 de nuestra guía completa del ahorro.

 

1º- Traer la nómina

Para todos los bancos es fundamental que domicilies tu nómina (u otra fuente de ingresos) en su entidad, porque es la garantía de que usarás principalmente esta cuenta para tus transacciones, lo que indirectamente significa oportunidades de negocio a través de distintos servicios y sus respectivas comisiones. La cuenta nómina suele también implicar una mayor fidelidad por parte del cliente.

Para conseguir esas oportunidades, los bancos suelen proponer condiciones muy ventajosas con la condición que domicilies tus ingresos. Esas ofertas van desde regalos puntuales hasta exoneración parcial o total de las comisiones de servicios, pasando por una mejor rentabilidad del ahorro. Por eso en general suele compensar traer la nómina al banco que más nos interese.

2º- Negociar

Pocas personas se dan cuenta que muchas de las condiciones económicas propuestas por el banco se pueden negociar. Evidentemente, hay que estar en una posición para poder hacerlo. Es mucho más fácil conseguir la eliminación de algunas comisiones si tienes unos ahorros significativos alojados en la entidad. Pero incluso si no tienes mucho, merece la pena intentar negociar, como siempre en las compras.

3º- Seguir tus cuentas por Internet

¿Para qué quieres seguir recibiendo extractos en papel cuando hoy en día la banca electrónica tiene todo lo que necesitas? Además, la mayoría de los bancos cobran por enviarte los extractos por correo, por lo que si pasas a la versión digital te ahorrarás unos cuantos euros anuales. Eso sí, para mantener el histórico tendrás que hacer copias de seguridad de los datos de vez en cuando, y es aconsejable imprimir en un par de papeles todos los movimientos del año.

4º- Sacar rentabilidad a tu dinero

Tener saldos importantes en cuentas no remuneradas es una pérdida de oportunidad tremenda. Aunque te cueste un poquito de trabajo, procura mover el dinero regularmente para sacar rentabilidad a tus ahorros sin arriesgarte a estar en descubierto en tu cuenta principal. Tienes muchas formas de obtener beneficios, pero si quieres tener disponibilidad a corto plazo y un riesgo bajo, lo más sensato es tener una cuenta de ahorro o usar depósitos a plazo fijo de corta duración.

5º- Comprobar tus extractos

Si no compruebas tus extractos, puedes estar pagando de más sin querer. Las cosas más típicas son que te cobren por error dos veces una compra (ocurre a veces cuando en una tienda la tarjeta pareció no ser aceptada la primera vez y repiten la transacción), que algún proveedor te haya girado una cantidad indebida aprovechando que tienes domiciliado el pago, o que el propio banco te haya cobrado una comisión por error.

Si no ves el extracto, es difícil que te des cuenta porque hay tantos movimientos que es complicado tener una idea acertada de lo que es un saldo razonable de la cuenta.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)