Como gastar menos en Navidad

como-gastar-menos-navidadAcabamos de empezar el otoño y sin embargo en Ideas y Ahorro ya estamos pensando en los consejos para ahorrar estas Navidades. Creemos que es el buen momento para hablar del tema ya que una de las claves para gastar menos en esta época del año es organizarse y anticiparse. Aquí tienes otra de nuestras maneras de ahorrar dinero, la nº59 concretamente.

 

1- Preparar un presupuesto

Lo comentamos a menudo en estas páginas. Una de las formas más efectivas para reducir el gasto es haciendo un presupuesto. Cuando hacemos el esfuerzo de escribir cuanto nos vamos a gastar en cada apartado y nos obligamos a respetarlo, conseguimos un gran ahorro comparando con ir gastando si planificar.

2- Anticipar la compra de regalos

Si hablamos de ahorrar en Navidades en el mes de octubre es porque es un buen momento para empezar a comprar los regalos. En general en este blog desaconsejamos anticipar las compras para no tener que soportar el coste financiero de las mismas, pero para las compras navideñas es diferente. Muchos artículos se encarecen notablemente en noviembre y diciembre, y ahora puede ser un buen momento para comprar al mejor precio. Hablamos de los regalos, pero también de algunos artículos no perecederos que necesitaremos para las fiestas.

3- Comprar por Internet

Otra ventaja de anticiparse es que nos permite comprar por Internet. Esta compra tiene numerosas ventajas, en especial la posibilidad de comparar cómodamente el mejor precio para un artículo. Es mucho más fácil decidirse por el mejor regalo a un buen precio con comparadores de precios en Internet que tener que comprar corriendo en diciembre en mitad de la muchedumbre el artículo que quede al precio que esté.

El inconveniente de Internet es normalmente el plazo de entrega, que puede ser dilatado, en especial en épocas de fiestas. Por eso es importante no esperar a que pase el tiempo.

4- Escalonar el gasto

Si nos anticipamos, también nos da la posibilidad de ir escalonando el gasto, de tal manera que lo que vayamos a desembolsar en diciembre y enero ya no sea un problema tan grave para nuestra economía familiar. Algunas personas muy previsoras ahorran durante todo el año para los regalos de Navidad. Sin llegar hasta este extremo, si repartimos nuestro gasto entre octubre, noviembre y diciembre, minimizaremos las malas sorpresas.

5- Mejor unos cuantos juguetes baratos que comprar cosas caras

El consumismo actual lleva a los padres a comprar regalos cada vez más caros para sus hijos. Los niños piden artículos tecnológicos cuyos precios son muy difíciles de asumir, y la presión social lleva a los padres a comprarlos para que los chavales no sean menos que sus compañeros de clase.

Sin embargo, si volvemos atrás una generación, recordaremos que nuestros propios padres no nos regalaban cosas tan caras y sin embargo disfrutábamos con ellas. Incluso, es frecuente ver que los niños se pasan más horas con los juguetes baratos comprados en los chinos que con otros artículos mucho más onerosos.

6- Organizarse entre familiares

Si tenemos una familia numerosa, tanto los regalos como las comidas pueden ser una ruina. Lo lógico en esos casos es organizarse entre adultos para repartirse los regalos. Por ejemplo, en algunas familias se opta por regalar solamente algo a los niños, y para los adultos se organiza un reparto de responsabilidades, de tal forma que cada adulto recibe solo un regalo de otra persona.

El amigo invisible es otra forma de pasarlo bien sin gastarse una fortuna.

7- No comprar la lotería de Navidad

Ya lo detallamos en otro artículo. Comprar lotería es un acto totalmente irracional. La probabilidad de que toque es ínfima, y no podemos contar con la suerte para arreglarnos la vida, especialmente cuando contar con la suerte nos cuesta un dineral. Un décimo cuesta 20€, que dan para muchísimo, y la mayor parte de la gente compra varios.

Le tocará a alguien seguro. Pero la inmensa mayoría de las personas habrán gastado en toda su vida una fortuna en ello. No olvidemos que esto es un jugoso negocio para el Estado.

8- No contraer deudas

Una pequeña reflexión para terminar. La Navidad es un momento muy importante, pero más importante es el futuro económico de una familia. Por lo tanto, si tenemos problemas para llegar a fin de mes, los regalos de Navidad pasan en un segundo plano. Sería una irresponsabilidad muy grande contraer deudas para pagar los gastos de la Navidad, bien sea usando un crédito blando, bien sea tirando de la tarjeta de crédito.

En caso de estar en una situación complicada, es mejor optar por soluciones imaginativas y gratuitas, antes que hipotecar el año que empieza. La cuesta de enero es algo que no debería existir, sencillamente porque si se hiciera un uso razonable del dinero en los meses anteriores, no haría falta apretarse el cinturón en enero.

No olvidemos este principio básico de las finanzas personales: ahorrar y tener una reserva de dinero para emergencias y nunca, nunca, nunca jamás contraer deudas. Nadie se va a morir por no haber celebrado la Navidad, que es lo peor que podría pasar si no tenemos dinero ahorrado.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)