Los 7 pecados capitales de las finanzas personales

7 pecados capitales finanzas personales

Ser un poco más rico no es complicado, al menos no en teoría. Basta con saber gastar menos, y si no es suficiente, con aprender a ganar algo de dinero extra. Pero no somos seres totalmente racionales, y tenemos que enfrentarnos a nuestras emociones y predisposiciones. Hablemos de los que serían los 7 pecados capitales para una persona que busca mejorar sus finanzas personales.

Leer másLos 7 pecados capitales de las finanzas personales

La gestión privada no es mejor que la pública: solo hay buenos y malos gestores

La noticia de la privatización de la gestión de los hospitales valencianos me lleva a dedicar hoy un artículo a una idea muy extendida pero totalmente equivocada, según la cual cualquier gestión privada sería mejor que la pública. En realidad, la verdad es mucho más sencilla: hay buenos y malos gestores en todos lados.

Leer másLa gestión privada no es mejor que la pública: solo hay buenos y malos gestores

Las compras inútiles, el gasto más fácil de recortar

objetos-inutilesEl otro día en Twitter se podía apreciar como la marca “Power Balance” era uno de los temas más comentados del momento, por su sonada quiebra en Estados Unidos por las reclamaciones de los clientes timados. Llevaba tiempo queriendo hacer un artículo sobre las compras inútiles, y esta noticia me lo ha recordado. No comprar algo que no sirve para nada es el número 48 en nuestra lista de consejos para ahorrar.

Leer másLas compras inútiles, el gasto más fácil de recortar

La cofradía del puño cerrado y los ahorradores extremos

cofradía del puño cerradoEn un blog sobre finanzas personales tiene sentido hablar de la expresión “ser de la cofradía del puño cerrado” y de la avaricia. Explicar el significado de esa expresión me parece un buen punto de partida para luego hablar de hasta donde es razonable ahorrar. Porque, en mi vida, he visto algunos ejemplos de ahorradores extremos, que a veces cruzaban la línea hacia la tacañería.

Leer másLa cofradía del puño cerrado y los ahorradores extremos